La Inspección Técnica de Edificaciones, conocida por ITE, es una inspección en donde se comprueba el estado de un edificio en relación a su seguridad, salubridad, estabilidad y consolidación. No debemos olvidar que un edificio se deteriora con el paso del tiempo, dicho lo cual es importante cada cierto periodo realizar inspecciones por personal capacitado para dictaminar las condiciones de su estructura y garantizar que se encuentra acto para su uso comunitario y planificar las intervenciones que deban realizarse con la finalidad de mantener un estado de uso óptimo.
La obligación de que los edificios pasen la Inspección Técnica está regulada en el Real Decreto 8/2011, del 1 de julio, publicado en el Boletín Oficial del Estado el 7 de julio. De manera general, establece que los edificios de más de 50 años tienen la obligación de realizarla, pero cada Comunidad Autonómica puede establecer sus particularidades.

Como resultado de la Inspección Técnica de Edificios, el propietario, comunidad de vecinos y la administración pública puede conocer el estado técnico actualizado del edificio y las posibles deficiencias y problemas de orden estructural y arquitectónico que pueda tener; de modo que se planifiquen de manera ordena y ejecuten todas las intervenciones que procedan para subsanar esta situación y lograr así detener la rápida depreciación del inmueble, mantener condiciones de habitabilidad y uso de la edificación e incluso mejorar la edificación y sus servicios.
En general, podemos decir que una Inspección Técnica de Edificios (ITE) es obligatorio para los propietarios de cada inmueble del edificio y se realiza cada cierto periodo de tiempo – según lo establezca la ley -. Para realizarla se ejecutan determinados pasos por los técnicos especializados, así como se deben completar determinados modelos ya establecidos y confeccionar finalmente un informe detallado de la inspección; todo ello deberá estar registrado en el Colegio y en la administración pública.
Al realizar esta inspección a la edificación, la comunidad de propietarios podrá conocer el estado de aspectos de vital importancia para la habitabilidad y conservación del edificio, estos aspectos están relacionados con la situación de:  

 

 

 

  • La estructura y cimentación.
  • Las fachadas interiores y exteriores del edificio.
  • Las cubiertas y azoteas.
  • Los servicios generales, tales como los sanitarios.

Recientemente se añadió al informe de la ITE, obtener la Certificación Energética del Edificio en cuestión; algo que dará más datos y calidad técnica al informe elaborado de modo que las actuaciones de obras y reformas que de ahí resulten sean más efectivas para la comunidad de propietarios garantizándoles mayor confort general, seguridad de su inmueble, ahorro energético y valor a la comunidad.

La Inspección Técnica de Edificios no es más que el chequeo médico al estado de salud de su edificio, así que estar atentos!!! Un edificio bien conservado equivale a un propietario con un valor patrimonial optimizado.

Os recordamos que si desea contratar este servicio, puede contactarnos sin compromiso alguno.